Casa de América. Madrid octubre 2010. Poetas por kilómetro2

El poeta, a través de contenidos de la mística, pone en juego múltiples soportes como instrumentos de meditación. Su primer libro de poe+, Geometría del éxtasis (Toledo, 1974), subtitulado razón de ser-pentinas, tras ser ritualmente desencuadernado por el lector, se transforma en un mazo de 40 NAIPESCRITURAS. Este libro fue la flecha indicativa de su Cántico de la Unidad que constituye un nuevo código en la lengua castellana o española del Estado de Consciencia.
CONTRAHUELLA
Según Scala, ciertas palabras contienen escaleras de conocimiento. El poeta, atento a los signos, oye las voces interiores de cada término, renuncia a su propia escritura y deja que la palabra, transformada en poeta, se manifieste y nos sorprenda.
La escalera del auditorio de la Casa de América se compone de cuatro tramos, 41 escalones o tiempos de mármol ―roca metamórfica―, huellas y contrahuellas (diferencia de altura entre dos peldaños consecutivos), que ocultan los poemas-palabras, versos de una poderosa construcción significativa para ser leídos y transitados en un lúdico, contemplativo y asombroso ascenso.
En Contrahuella ―poe+ escalonados de Scala, impresos en la tipografía Scala, de Martin Majoor― vemos cómo cada palabra contiene otra, otra y otra prodigiosa palabra que nos transporta a una gradual y honda experiencia de los planos de la realidad.
Eduardo Scala, ahora, en su soporte ideal ―escaleras de escaleras―, propone nuevos scaligramas que, escondidos, revelan nuestros pasos por la vida en un contemplativo y arrebatado ritual de ascenso-descenso sinfín.

Scaligramas_contrahuella1